Camino del Desierto

Por la tarde el parte no presagia nada bueno ya que el viento está rolando y amenaza marejada. No es que me inquiete mucho porque después de algunos años navegando he aprendido a valorar las tormentas en su justa medida. Pero si me preocupa pasar una noche entera en vela recibiendo los pantocazos del ferry en carne propia. Nuestro equipo, redactora,  cámara, productor y yo mismo hemos llegado a Málaga a la hora de comer y la tarde se ha hecho eterna hasta que ya entrada la noche hemos podido emb...
Más