La última Virgen Negra

[Apenas cuatro sillas más, con sus escabeles y una talla virginal, completaban junto al pequeño altar, todo el oratorio. La talla, en madera noble sin lugar a dudas, representaba a Nuestra Señora y aunque la misma aparecía bien conservada su color era oscuro. “Probablemente, el paso de los años” pensó Fray Juan. Sobre la columna que la sustentaba, una inscripción tallada avisaba a los visitantes: “Virgini pariturae” La doncella les había dejado solos y Fray Pedro oraba junto a la talla, en voz ...
Más