Multicámara

Con el paso del tiempo y la adquisición de experiencia, los Realizadores se especializan en tareas concretas. Esto, que puede suponer un hándicap, finalmente obra a favor de un mayor rigor en los planteamientos de trabajo.

El Realizador todo terreno, a la antigua usanza, tiende a desaparecer siendo sustituido, por el especialista. De tal forma ocurre, que podemos encontrar profesionales especializados en ficción, en programas (y dentro de estos en concursos, en testimoniales, etc.) en eventos deportivos, en directos y así una variedad más o menos amplia.

TUStd
“Tonight Show” un multicámara en los Estudios Universal, los Ángeles.

Obviamente lo anterior no excluye que un buen Realizador conozca a fondo su oficio y sepa desenvolverse bien en la mayoría de los formatos, aunque bajo mi punto de vista, ficción y programas de entretenimiento, deben ser compartimentos estancos con exigencias y conocimientos propios.

La realización multicámara (en directo o pregrabado) presenta características particulares y dificultades que deben ser estudiadas en profundidad. La experiencia en este tipo de trabajos es sumamente importante, así como la personalidad del Realizador, cuya capacitación y solvencia deben ser demostradas en cada entrega.

Los directos multicámara presentan grandes retos que deben ser analizados previamente a la realización de los mismos.
Hoy en día, en cualquiera de los casos, parece haber una cierta confusión en cuanto a cómo debe ser limitado el concepto de este tipo de realización. Si bien es cierto, que semánticamente, cualquier producción que provea más de una cámara, debe ser considerada bajo este grupo, la realidad y el propio devenir del trabajo audiovisual confirma que los tiros van por otro lado. Como elemento definitorio diré que considero trabajo multicámara (retomando el concepto norteamericano de factura y formato) sólo aquel que conlleva el uso permanente y perdurable (a través de toda la grabación o el directo) de más de cuatro unidades de cámara trabajando de forma simultánea.

De esta forma, una de las expresiones más usadas en la actualidad dentro de la realización multicámara sería la presentada en forma de Programa Concurso, con emisión base (ojo con esto) en directo y más de cuatro unidades de cámara trabajando simultáneamente. Es el caso (hoy ya típico) de los realities, aunque estos comparten definición con algunos otros formatos.

Mi primer multicámara (que pueda quedar englobado dentro de la definición anterior) lo realicé en Londres, en un Control de Realización (en concreto una Unidad Móvil) perteneciente a la BBC. En aquella Producción, el número de cámaras varió entre las 10 y las 16 cámaras de uso simultáneo y fue una experiencia bastante gratificante. Después he tenido la oportunidad de realizar innumerables directos con multicámara, hasta hacer de este tipo de trabajo, mi especialización. Las cámaras con las que he trabajado, por número de unidades, han variado desde las veintitantas (29 en el caso del primer Gran Hermano) hasta las setenta (aunque esto, desde luego, no es lo normal). Como es lógico se incluyen en estos trabajos cámaras fijas, con y sin Operador, robotizadas, etc. Generalmente con Controles de Realización muy completos.

Pero un multicámara no es sólo eso. Es todo el trabajo previo y complementario al uso final de las cámaras, incluyendo aquí todo el desarrollo técnico y logístico necesario para poder llevar a cabo el momento final de la realización.

Sin lugar a dudas, un gran peso en este tipo de trabajos, recae sobre el Equipo de Producción, en donde sólo los más curtidos son capaces de sacar adelante dichos encargos con éxito.

Artículos Relacionados