Reality Show IV

Los maravillosos Ochenta. Y más.

Dejando a un lado “The People’s Court” (1981) del que hablaré en profundidad en otra ocasión, cuando aborde en derechura los famosos Court Shows (género que también he tenido la oportunidad de realizar) entramos de lleno en unas décadas prolijas en cuanto a la aparición de distintos formatos y facturas. Es aquí donde van a converger los programas que definitivamente aportarán al Reality Show las características que van a conformar, tal como hoy en día lo entendemos, el género.

George Schlatter
George Schlatter. El hombre de Alabama.

Será el “hombre de Alabama” (que entre otras muchas cosas tiene en su haber el hecho de ser el creador de los “American Comedy Awards”) George Schlatter quien posibilitó la emisión, a partir de 1979 (y hasta el 84) en la NBC, primero la noche de los miércoles y después en la de los domingos, del famoso “Real People”.  Gente común y corriente fue un éxito para la cadena, que rápidamente fue copiado y contraprogramado por la competencia (entre ellas ABC) a pesar de que hoy podríamos encontrar estas entregas algo “light” y más cercanas a un Talk Show híbrido, con toques de comedia.

Tras algunos intentos norteamericanos de encauzar el género, generalmente con no muy buenos resultados, no será hasta comienzos de la década siguiente, en 1991 cuando nuevamente otro programa, esta vez holandés y dirigido por Joost Tholens, volverá a marcar un nuevo punto de inflexión en la Telerrealidad. En esta ocasión nos referimos al mítico “Nummer 28”.

Siete extraños, estudiantes, pasan a formar parte del nuevo experimento sociológico al ser reunidos en una casa de Ámsterdam (el número 28 era precisamente el número postal de la casa) en un intento de lograr ganar más cuota de audiencia por parte de Today TV. Lamentablemente las cosas no siempre salen como los productores quieren  y el experimento sólo duró una temporada.

Durante varios meses, las vidas de estos jóvenes fueron seguidas en profundidad por las cámaras al objeto de poder entregar al gran público un producto realmente innovador. Hemos de resaltar que en esta ocasión no se pusieron en juego algunos aspectos “de concurso” que otros realities tienen en la actualidad. Tampoco estaban aislados del mundo exterior. Dos puntos importantes a tener en cuenta. En cambio sí se introdujo un elemento que posteriormente alcanzará una gran importancia en el formato: el concepto “confesionario”.

MTV y BBC pondrían en juego, posteriormente, (en “The Real World” por ejemplo) entregas parecidas, provenientes del mismo campo o similares.

¡Que llega Gran Hermano!

Nos ponemos en Suecia, en el año 1997, cuando Charlie Parsons produce “Expedition Robinson” que añadirá al formato uno de los signos fundamentales de su identidad definitiva. La lucha sin tregua por los ahora “concursantes” para evitar la eliminación y resultar ganadores del Show. Se introduce, esta vez de forma clara y definitiva, el concepto de “competencia”. Se emitirá posteriormente en sesiones propias por numerosos países, adoptando el nombre de “Supervivientes”. Nacen los “Elimination Shows”, como un subgénero del realitie.

Cabe destacar, además y por si fuera poco lo anterior, que es a partir de este momento cuando los participantes de este tipo de programas van a comenzar a ser realmente populares, entrando por la puerta grande en la vida (y el corazón, en algunos casos) del gran público, que se verá muchas veces reflejado en ellos.

Resaltando por tanto, nuevamente la importancia de “Expedition Robinson” y las innovaciones que aporta al género, tras la emisión de algunos programas menores llegamos a otro hito en la historia del género: “American Idol” (y años más tarde “Latin American Idol” en la versión para Hispanoamérica) que se irá perpetuando, con su propio nombre o envuelto en distintas variantes, durante bastante tiempo. La búsqueda de una Superestrella, “American Idol” fue creado por Simon Fuller, y el tándem 19 Entertainment con FremantleMedia North America, (haciéndose cargo de la producción y la distribución respectivamente). Realizó su primera emisión en la FOX el 11 de junio de 2002. Con sus famosas votaciones por teléfono, internet o SMS las distintas entregas tratan de encontrar los mejores cantantes del país, promocionándolos y enviándolos directamente a la fama (o al olvido, en algunos casos…). La historia de la génesis del programa es bastante larga. Derivado del “Pop Idol” británico (en otra ocasión dedicaré algunas líneas a este programa y su viaje desde Australia hasta Gran Bretaña) ha venido consiguiendo unas cuotas de pantalla realmente envidiables, manteniéndose durante muchas temporadas (seis cuando menos) como claro vencedor en la guerra de audiencias, sobrepasando en algunas ocasiones los treinta millones de espectadores. Como curiosidad decir que la franquicia India “Indian Idol” también consiguió mantenerse en el puesto más alto durante las seis primeras entregas (temporadas).

Diré por último, con respecto a este programa, que estuvo a punto de no llegar  a producirse en los USA, a pesar del rotundo éxito alcanzado en el Reino Unido, ya que las cadenas americanas se mostraron bastante escépticas a la hora de comprar la idea. Entró en juego, estando así las cosas, Elisabeth Murdoch (que era una gran seguidora del programa original británico) quien finalmente pudo convencer, gracias a su insistencia, a su millonario padre Rupert Murdoch que gestionó directamente la entrada del formato en la FOX.

Big Brother en África.
Big Brother en África.

Durante este periodo y en los años siguientes se pone de manifiesto toda una revolución activa por la creación de realities que no tendrá fin hasta nuestros días. Los programas ya son conocidos de todos y el género se asienta como fenómeno de masas (en algunos casos) alcanzando grandes cuotas de pantalla y popularidad. Y sobre todo siendo rentables.

Poco a poco irán apareciendo “Star Academy”,” The X Factor”,”Got Talent”, “Top Model”, “Master Chef”, “Dancing with the Stars”, “Fear Factor” y así un largo etcétera.

Y por supuesto “Big Brother”, cuya franquicia española “Gran Hermano” supondrá un punto de inflexión en la historia de la televisión en nuestro país por diversos motivos, sociales, de audiencia, técnicos, etc. Al respecto y para no repetirme, recomiendo al lector que siga este enlace http://www.patxigrande.com/gran-hermano/ donde podrá encontrar algo de información al respecto.

En el año 2001 la Academia de las Artes y las Ciencias Televisivas (de EEUU) añade el género a los Premios Emmy, con su propia categoría, (posteriormente tendría tres categorías, Outstanding Reality Program, Outstanding Reality-Competition Program, y Outstanding Host for a Reality ) consagrando de forma oficial el formato.

Artículos Relacionados