Reality Show III

A partir de los 50 todo fue rodado…

Expuesto ya el caso español, retomamos (en una analepsis imaginaria) nuevamente los años cuarenta. Todo estaba ya encaminado y la vuelta atrás era inimaginable… Pero ¿hacia dónde se dirigiría el nuevo concepto televisivo? Pues bien, en las dos siguientes décadas los programas se multiplicaron y comenzó la “especialización” en donde al formato original le fueron saliendo competidores que intentaban, innovar y/o aportar su pequeño grano de arena a la todavía por consolidar Telerrealidad. Evidentemente esta no aparecía todavía con las características que hoy la distinguen.

American Family
“An American Family”. Kevin, Grant, Delilah, Lance, Michele, Pat y Bill.

Lindando el género tenemos algún programa curioso, como aquel que hizo correr ríos de tinta en su momento (no por el propio contenido del programa en sí, que también) y que consiguió ni más ni menos que… ¡cambiar el nombre de una ciudad! En efecto, “Truth or Consequences” (“Verdad o Consecuencias”) además de ser un famoso programa de televisión, es una no menos famosa ciudad del Condado de Sierra, en Nuevo México (USA). Llamada originariamente Hot Springs, esta pequeña (y linda al parecer) ciudad cambio su nombre por el del concurso (por aquel entonces todavía radiofónico) cuando Ralph Edwards se comprometió a emitir el mismo, desde la primera ciudad que adoptase el nombre del entonces ya famoso Show. ¡Et voila! Hot Springs fue la galardonada y comenzó a partir de aquel momento a llamarse (y todavía hoy se llama así) Truth or Consequences. Increíble pero cierto (o cuando menos curioso). A lo largo de su historia la CBS y la NBC fueron ocupándose de su trasmisión televisiva. El formato se movía de un lado a otro…

Va a ser en 1965, cuando nos encontremos con un programa de entretenimiento que se acerque más a lo que hoy entendemos como Reality Show (aunque todo esto debemos tratarlo y tomarlo con cierta perspectiva) y que no es otro que “The American Sportsman”. En esta serie de entregas que dura hasta la década de los ochenta, en la cadena ABC, se ven ya los rasgos que van a tipificar el género y se introduce en él, la participación de personajes famosos (Bing Crosby, por ejemplo) o populares, que a veces aparecen acompañados de amigos o familiares. De esta forma los participantes se irán de caza, de pesca, harán rafting, ala delta o escalada libre entre otras muchas actividades, generalmente al aire libre. El deporte prima en su contexto general y las distintas personalidades aflorarán como en todo buen realitie que se precie. En su evolución (sobre todo a partir de su tercera temporada) toma más peso la vida en la naturaleza, el senderismo, el buceo y el mundo de los caballos, pero también se conducen coches de carreras, buscando en todo momento un contenido fresco, prácticamente libre de guión. Emitido en las tardes del domingo, su Boss, durante los primeros años fue Joe Foss.

The Newlywed Game. Un paso importante.

A partir de este momento, la tarta está servida y comenzamos a dar grandes pasos en el afán de presentar nuestras interioridades, sacrificando eso sí (los participantes) gran parte de su intimidad y desde luego, en algunos casos, alcanzando cierta fama tanto en el Reino Unido como en los Estados Unidos de América. Se dan las condiciones óptimas para que aparezcan programas como “An American Family” que marcará una clara inflexión en el género, apostando por la realidad tal como es, más o menos maquillada al gusto del momento. Es el año 1971, mostrándonos una familia corriente que llegará a pasar por un divorcio. Tuvo su contestación en el Reino Unido unos años más tarde (1974) con “The Family” en donde se retrataba nuevamente otra familia y su entorno.

Finalmente, una serie de producciones de Chuck Barris pondrán la guinda al pastel, con programas como “The Dating Game”, “The Newlywed Game” o “The Gong Show”. Chuck Barris llegará a ser un personaje muy conocido en el mundo de la televisión. Clarividente y visionario para unos, adelantado a su tiempo, representa para otros la formalización de la llamada televisión basura. Su creación “The Dating Game” da comienzo a los programas de parejas, creando un nuevo subgénero, en el que todo es posible.

Pero va a ser con su producción “The Newlywed Game” (“El juego del recién casado”) con el que se enfrentará a un gran reto: luchar contra la opinión pública. Este programa creó una gran polémica en su momento, teniendo seguidores y detractores muy activos y entregados. En resumen, la entrega consistía en enfrentar a distintas parejas de recién casados, que participaban en una serie de rondas de preguntas más o menos insidiosas al objeto de demostrar la buena conexión que existía en el matrimonio y lo bien que se conocían. Sobre este programa hay bastante escrito así que tampoco me extenderé mucho acerca de su contenido o las situaciones que provocaba, dentro y fuera del Estudio. Sí debo contar, que esta producción llevó a algunas parejas al divorcio o la separación y que fue pionero en hablar sobre las relaciones sexuales en televisión (cuando menos en esa forma y sentido). Tampoco nos olvidemos de la todopoderosa censura norteamericana de la época. Posteriormente, el formato se ha venido repitiendo (en sus distintas variantes) hasta la saciedad.

Chuck Barris fue denostado públicamente en numerosas ocasiones…

 Y ahora nos quejamos por un poco de casquería…

Artículos Relacionados