Reality Show II

Orígenes del Reality Show. La Prehistoria del Formato.

Es difícil encontrar los precedentes que conforman el género ya que este, tal como hoy lo conocemos es producto de una evolución más o menos forzada que parte o tiene sus orígenes (aunque quizás a algunos les llame la atención la distancia que existe entre estos y el famosísimo “Big Brother” de John de Mol) en los intentos de la cinematografía y posteriormente la televisión de trasladar al gran público aquello que más demanda: conocer de primera mano lo que le ocurre al vecino… (A poder ser sin que este se dé cuenta de que le observamos, al caso ver  “The Truman Show”).

Queen for a Day
Jack Bailey promocionando “Queen for a Day”.

Probablemente encontramos un primer intento televisivo en la producción creada por John Masterson, “Queen for a Day” en 1945, que inmortalizó la famosa pregunta (que hoy forma parte de la historia de la televisión) “Would you like to be Queen for a day?”.

A este le siguieron muchos otros programas (con mayor o menor éxito y aportando algo o nada nuevo al formato) como fue el caso de “Candid Camera” de Allen Funt que trasladó a la televisión americana el experimento radiado “Candid Microphone”, famoso radio show del momento. La producción tenía lugar en 1948 (su estreno fue el 10 de agosto). Su principal aportación (cuando menos para los que hemos realizado el formato) fue la utilización de la “cámara oculta” y el toque cómico que le caracterizaba. ¡Bueno, esto es la historia de la Televisión!

Simplemente mencionaré (por si alguien cree que ha inventado algo nuevo) “The Original Amateur Hour” de Ted Mack y por supuesto (de Arthur Godfrey) el mítico “Talent Scouts”. Seguimos por tanto, en los años cuarenta y como curiosidad, cuando menos para todos aquellos que amamos la Publicidad, les recordaré que este último programa estaba promocionado (¿esponsorizado?) por el famosísimo anunciante de Té, Lipton.

Reality español. Primeros intentos.

Aunque “Gran Hermano” (primera edición) supuso una inflexión tanto en la televisión como en la Telerrealidad española, no debemos caer en el error de pensar que fuimos, con este programa, los primeros en presentar este “novedoso” formato en España.

En realidad el primer Reality Show que se presentó en nuestras televisiones (por mucho que nos pese a los que participamos en el invento del primer Gran Hermano español) fue incluso anterior al nacimiento de la propia Televisión Española. Como lo oye…

Corría el año 1948 (la comercialización en masa de los receptores de televisión quedaba todavía muy lejana) cuando de la mano de la distribuidora/productora Rey Soria Films y la RCA (Radio Corporation of America) tuvo lugar en la plazas de toros de Vistalegre y Carabanchel (Madrid) el primer ¿concurso? que podríamos encuadrar dentro del género.

“¿Quiere usted ser Torero?”, pues este era el nombre del programa en cuestión, se llevó a cabo en varios domingos, retransmitiéndose con éxito (a nivel técnico me refiero) hasta los aparatos receptores que habían sido instalados previamente y de forma estratégica en el famoso Círculo de Bellas Artes de Madrid, donde los afortunados invitados al evento pudieron disfrutar de la dulce magia blanca que suponía el hecho de poder estar viendo, al momento de ocurrir, algo que estaba sucediendo en otro lugar distinto y en aquel entonces hasta distante. Todo un hito anterior a las emisiones “normalizadas” de Televisión Española.

MC
Mario Cabré con Ava Gadner.

Una revista de la época “Dígame”, describía el suceso con todo lujo de detalles: “La emisión del maravilloso invento fue perfecta”. No puedo por menos que transcribir (tomando la fuente del periódico ABC) parte de la crónica que el mencionado semanario (“Dígame”) publicaba al respecto: “Todas las dificultades por diferencias de tensión eléctrica que en la primera prueba hicieron deslucirla estuvieron perfectamente corregidas, y en las pantallas de los receptores, idénticos a los de uso familiar, se reflejó con absoluta nitidez y perfecto manejo de planos, las incidencias de la corrida, en la que unos soñadores trataban de eclipsar a las más destacadas famas toreras”. Finalmente toda una preclara declaración de intenciones: “la emisión del maravilloso invento fue perfecta, mereció el unánime elogio de quienes la presenciaron y resultó una magnífica demostración del amplísimo campo informativo y de entretenimiento que la televisión traerá, y por poco dinero, a los hogares”.

En definitiva, tuvo que suceder que una de las primeras pruebas de transmisión (de televisión) que se realizaron en España adoptase el hoy ya tan famoso formato, aunque dudo que en aquellos míticos momentos fueran conscientes de tal “proeza”.

Pasaran casi veinte años, hasta que lleguemos a ver otro intento de emitir Telerrealidad (o algo que se aproxime a ella) en España. En esta ocasión nos encontraremos con un programa que hoy consideramos un clásico de la historia de la televisión española: “Reina por un día” (TVE). Debemos recordar al caso, la producción de John Masterson en 1945.

En efecto, Eugenio Pena, tras un intento un par de años antes con su programa “Esta es su vida” (1962), que retomaba el formato americano de “This is your life”, presentado por uno de los grandes de la televisión americana, Ralph Edwards volvía a la carga (afortunadamente) con un nuevo proyecto. El Director español, primer Realizador del concurso “Un, dos, tres…responda otra vez” presentado por Kiko Ledgard (1972) o de programas como “España en directo” o “Juego de letras” entre otros muchos, abordaba esta producción (“Reina por un día) que será finalmente presentada por dos consagrados profesionales del medio y de la radiofonía, Mario Cabré y José Luis Barcelona.

El programa fue estrenado en marzo del año sesenta y cuatro, suponiendo todo un acontecimiento en la pacata sociedad de la época. El objetivo, nada menos que intentar realizar los sueños de las mujeres que participaban en el evento (cuando menos por un día). Finalmente las afortunadas eran coronadas “Reinas” y entronizadas simbólicamente consiguiendo cumplir alguno de sus sueños, tales como realizar un viaje o reencontrarse al cabo de los años con un familiar más o menos cercano.

Y yo pensando que había participado en el primer Reality Show realizado en España…

Artículos Relacionados

One thought on “Reality Show II

Comentarios cerrados